Como decorar tu casa al estilo mediterraneo

Como decorar tu casa al estilo mediterraneo

El estilo mediterráneo se ha convertido en uno de los más populares dentro del ámbito de la decoración, porque nos permite convertir una casa en un hogar que desprende un sentimiento acogedor y nos invita a relajarnos y a disfrutar. Veamos cuáles son los elementos básicos de esta forma de decoración.

Qué es el estilo de decoración mediterráneo

El estilo de vida en los países que bordean el mar Mediterráneo es muy diferente al que existe en otros estados europeos, y eso se manifiesta incluso en la forma de decorar las casas.

El estilo mediterráneo de diseño de interiores quiere evocar el ambiente desenfadado y cálido propio de las regiones mediterráneas, en las que la gente disfruta en familia y con amigos tanto dentro como fuera de casa.

El objetivo es crear espacios en los que la naturaleza tenga presencia, pero con un toque chic y un tanto minimalista. Para entender mejor de qué se trata, es conveniente analizar algunas de sus características más destacadas.

Características del estilo mediterráneo

Menos es más

Como decíamos antes, la decoración mediterránea es en cierta medida minimalista. Aunque todos los rincones están bien decorados, se busca que todo aquello que hay en la estancia tenga una razón de ser.

Tanto los muebles como los enseres decorativos están ahí por algo, no se abusa en ningún momento de ellos. Esto da lugar a habitaciones en las que no falta nada necesario y en las que, a la vez, no hay nada superfluo.

Espacios interiores amplios

Esto tiene mucho que ver con lo anterior. En las casas con estilo mediterráneo los interiores están lo más despejados posible para transmitir esa sensación de amplitud.

Cuando las estancias no son grandes, abarrotarlas de muebles y enseres contribuye a que se vean más pequeñas. El minimalismo propio de este estilo decorativo consigue que hasta las habitaciones de dimensiones más reducidas se vean más grandes de lo que son.

Énfasis a la decoración exterior

Las casas mediterráneas tienen tanta vida dentro como fuera. Por pequeña que sea la zona exterior de la vivienda, siempre va a tener un punto de protagonismo dentro de la decoración, ya sea con unos muebles adaptados al espacio disponible, unas guirnaldas de luz, o unas plantas.

Incluso el balcón más pequeño se llena de vida y se convierte en un punto de encuentro para todos los que pasan por la casa.

Combinación de colores

La decoración de una casa de estilo mediterráneo busca la frescura, y para ello recurre habitualmente al blanco en las paredes. De hecho, suele huirse de las paredes perfectamente lisas y se prefiere un acabado en yeso algo más basto. Las típicas paredes encaladas con abombamientos y salientes.

El color se incorpora a través de los accesorios y los textiles. Recurriendo a tonos como el azul, el verde, el amarillo o el dorado, que recuerdan al entorno natural.

Uso de materiales naturales

El estilo mediterráneo le saca todo el partido posible a los materiales naturales, tanto en las propias estructuras como en el mobiliario. Las vigas de madera quedan a la vista y, si hay una pared de piedra, tampoco se tapa.

Los azulejos en la cocina y el baño suelen ser de estilo clásico. Algunos tienen décadas de historia y otros son de nueva creación, pero de estilo claramente vintage.

Para el mobiliario y los enseres decorativos es habitual recurrir a objetos elaborados en materiales como el mimbre, la paja, el ratán, el yute o el lino entre otros.

Ideas para decorar tu casa al estilo mediterráneo

Apuéstalo todo al blanco

Si no dispones de paredes encaladas, no importa, también puedes convertir tu hogar en una casa con este estilo decorativo si tus paredes son lisas o tienen gotelé. El primer paso es que pintes paredes y techos en un blanco luminoso. Aplica esta pintura en todas las estancias.

De manera inmediata todas las habitaciones se verán mucho más amplias y luminosas, lo cual por sí mismo es un rasgo típico de las viviendas mediterráneas.

Instala cortinas ligeras

Los países mediterráneos reciben una gran cantidad de luz natural, así que no hay nada mejor que aprovecharla. Aunque el calor hace muy difícil tener las ventanas sin persianas y sin cortinas, podemos aligerar los textiles.

Cambia las cortinas pesadas y gruesas por otras de tejidos naturales mucho más ligeros y traslúcidos, como el lino. Que dejen ver el exterior y permitan pasar una buena cantidad de luz.

Lleva la naturaleza al interior

Procura que la naturaleza esté presente dentro de casa. Puedes lograrlo usando alfombras de materiales naturales como el yute, o instalando una mecedora de mimbre en el salón. Por supuesto, no debes olvidarte de las plantas.

 Haciendo algunos pequeños cambios puedes darle un giro a la decoración de tu hogar y conseguir un estilo mediterráneo refrescante y relajado que hará que la vuelta a casa cada día sea un auténtico placer para todos los sentidos.