Platos y vajillas


Mi primera vajilla de platos

Cuando te vas a vivir sol@, bueno cuando te independizas, quizás es casi lo primero que compras o te regalan, la vajilla completa, esa es la primera señal que estás empezando un nuevo camino.

No es seguro si lo empezarás sol@ o en pareja, pero si te puedo decir lo siguiente, a esa vajilla completa le seguirán, platos hondos, platos llanos y platos de postre.

Te va a sonar a película, pero muchos se romperán porque se te escaparán al fregarlos, o al sacar y poner el lavavajillas, o porque un día de mucho estrés se te van a caer al suelo.

Y porqué no, aquí está mi secreto, cuando estás cansad@ de ver esos platos de cerámica y quieres cambiarlos, quieres otra vajilla de cerámica, y esa semana estás más torpe de lo normal.

Pero claro platos y vajillas hay un mundo por descubrir, o que me dices cuando ves esa vajilla vintage, que te recuerda a las vacaciones o veranos en la casa del pueblo, como dirías, son iguales a los platos de mi abuela.

O cuando estás en esa época de tu vida que buscas un toque más personalizado y diferente, y piensas en una vajilla rústica.

Sea como sea, lo importante es utilizarla para reunir a la familia y a los amigos alrededor de una mesa.