Cómo decorar una vitrina de cristal: cuida todos los detalles

Cómo decorar una vitrina de cristal: cuida todos los detalles

Cuando se trata de cómo decorar una vitrina de cristal, la clave está en elegir unos pocos objetos que le aporten estilo y personalidad a la estancia, no en sobrecargar el mueble con muchas cosas.

Piensa qué, si hay demasiados objetos en la vitrina, será imposible que ninguno de ellos atraiga la atención. Por eso, lo mejor es escoger pocas piezas, pero de calidad y que combinen bien entre sí, creando un conjunto armónico.

Qué poner en una vitrina de cristal

Una vitrina de cristal puede estar tanto en el salón como en la cocina, y su uso puede ser muy diferente según las necesidades de cada familia. En algunos casos es el lugar perfecto para guardar la vajilla, mientras que en otros se utiliza a modo de biblioteca o para mostrar recuerdos de viajes. Sea cual sea su utilidad, lo cierto es que puedes conseguir buenos resultados a nivel estético si eliges bien qué es lo que vas a mostrar.

Dale vida con un poco de papel pintado

Si hablamos de cómo decorar una vitrina por dentro, no solo debemos tener en cuenta los objetos que vamos a mostrar en la misma, también el estado del mueble.

Una vitrina de madera es un mueble que puede durar toda la vida si es de calidad. Si está algo deteriorada siempre puedes lijarla y barnizarla o pintarla. Si te apetece darle un toque diferente, puedes forrar con papel pintado la parte de atrás. Esto queda especialmente bien si vas a emplear el mueble para guardar la cristalería, porque el papel será visible a través de las copas y los vasos.

Dile adiós a los productos publicitarios y a los desparejados

Seguro que en alguna ocasión te han regalado en un supermercado o en un restaurante una copa o un vaso de publicidad de alguna marca. También es posible que todavía tengas alguna pieza de una cristalería que hace mucho que pasó a mejor vida porque la mayoría de las piezas han desaparecido.

Todas estas cosas deberían desaparecer de tu vitrina. Es cierto que son prácticas y no viene mal tenerlas. Si no quieres deshacerte de ellas, guárdalas en un lugar en el que no estén a la vista. En el armario muestra solo aquellos juegos que tengas completos y qué, por supuesto, no lleven ningún logo estampado.

Ordena las cosas de mayor a menor importancia

¿Tienes una vajilla bonita? Entonces ya tienes solucionado el problema de cómo decorar una vitrina. En la estantería superior coloca las piezas más grandes y vistosas. Es decir, la sopera, la salsera y las diferentes fuentes. En la medida de lo posible, coloca las fuentes en vertical para que se vean bien.

En la balda inmediatamente inferior coloca los platos. La mejor forma de hacerlo es organizando varias pilas agrupando los platos por tamaño. Encima de ellos coloca los boles y piezas más pequeñas.

Seguimos bajando. En esta balda vamos a colocar la cristalería. Recuerda poner todas las copas del mismo tamaño juntas. Y reserva un hueco en una esquina para guardar la jarra, el decantador y otras piezas similares.

Justo debajo vamos a colocar el juego de café. Las tazas y los platos suelen ser muy bonitos, así que se merecen una buena presentación. Coloca cada taza sobre su plato y dale también protagonismo a la lechera, el azucarero, etc.

Si te queda alguna otra balda libre, que será la de más abajo, puedes aprovechar para tener esos enseres que son fundamentales para poner la mesa. Por ejemplo, puedes guardar tus manteles enrollados en una bonita cesta.

Menos es más

Cuando se trata de cómo decorar una vitrina de cristal, procura no poner demasiadas cosas. Si has elegido este mueble para guardar la vajilla y la cristalería, abstente de poner nada más en él.

Si solo muestras tus platos, tazas y demás menaje, tendrás un mueble bonito y muy práctico. En el que siempre tendrás a mano todo lo que puedas necesitas. Por el contrario, si empiezas a mezclar estos artículos con otros como fotos o recuerdos, romperás la armonía.

Decorar una vitrina sin vajilla

Una vitrina de cristal no necesariamente debe contener una vajilla. En caso de que hayas decidido usarla para guardar otras cosas personales, también debes buscar el equilibrio y no llenarla en exceso.

Por ejemplo, si la usas a modo de librería, puedes probar a combinar algunos libros colocados en vertical en una balda y otros en horizontal. En estos casos sí puedes introducir algún otro elemento personal que te guste, como una foto o un portavelas. Pero asegúrate de que cada cosa tiene su espacio.

 

El mejor consejo que te podemos dar cuando hablamos de cómo decorar una vitrina de cristal es que busques siempre la proporción. Que todos los elementos combinados entre sí tengan un nexo de unión y que no haya una cantidad excesiva de los mismos.