Claves para conseguir salones acogedores

Claves para conseguir salones acogedores

Conseguir salones acogedores es uno de los grandes retos de todas aquellas que se preocupen por la decoración de su hogar y el bienestar de quienes viven en él.

El salón es una de las estancias más importantes de la casa debido a que es la que más tiempo se pasa en él y funciona como un lugar de reunión para todos los miembros de la familia.

Si quieres conocer cómo decorar un salón acogedor, descubre algunos consejos para acertar sin apenas esfuerzo.

Cómo conseguir un salón cálido y acogedor donde relajarte

Los salones bonitos y acogedores consiguen aumentar en un alto porcentaje el bienestar de los habitantes del hogar. Te mostramos algunas claves que no puedes dejar pasar para potenciar la energía de tu casa empezando por una de las zonas más transitadas.

Apuesta por los acabados redondeados

Los acabados redondeados aportarán a tu estancia un aire mucho más cálido y acogedor. Apuesta por muebles sin picos o con esquinas cuadradas y punzantes con el objetivo de armonizar el ambiente y conseguir sentirte mucho mejor en el salón.

Este truco se puede trasladar tanto a muebles de gran tamaño como a los pequeños, como las estanterías. Usar acabados redondeados en muebles de materiales como la madera hará que obtengas un ambiente vibrante en el que dé gusto relajarse.

La importancia de la luz natural

En todos los salones modernos y acogedores, una de las cosas más importantes por las que hay que apostar es la luz natural. Deja tus ventanas o balcón sin objetos de por medio para potenciar esta iluminación extra.

En el caso de que tu estancia no cuente con demasiada luz natural, una gran idea será apostar por la iluminación artificial en tonos cálidos en vez de fríos. Estos lograrán crear un ambiente más acogedor y contribuirán a la relajación en la estancia.

Los colores, mejor neutros

A la hora de relajarse, los colores cobran una importancia clave. Tan solo con cambiar el tono de una estancia, podrás conseguir mucho sin apenas esfuerzo. Como base, puedes usar tonos como el blanco cálido, el beige o los tierra.

Sin embargo, también puedes aportar pequeños toques de acento, en forma de accesorios o muebles decorativos, en colores complementarios, siempre a tu gusto, de cara a obtener un ambiente vibrante que no pierda la elegancia ni la calidez.

Textiles que no pueden faltar en tu salón

Los cálidos salones acogedores que puedes ver en lugares como las revistas de la decoración cuentan con un denominador común: el uso del textil en beneficio de la estancia.

En este sentido, para conseguir ese ambiente cálido, apuesta por alfombras para delimitar zonas de una misma estancia, cojines en tonos de acento que complementen con los colores base y con el sofá, o por mantas cálidas ideales para pasar un buen día de invierno disfrutando en familia.

Flores naturales o secas, un toque diferente

Las flores siempre se presentan como una gran opción a la hora de decorar cualquier estancia del hogar. En el salón, cobran una importancia vital porque este es el lugar más usado para reunirse y relajarse.

Tanto si optas por flores naturales como si prefieres las secas, elige un buen jarrón, con acabados redondeados, y disfruta de la naturaleza en el interior de tu hogar para darte un respiro cada vez que te sientes en el sofá.

Las velas serán tus aliadas

Por otro lado, las velas se han convertido en uno de los accesorios que no pueden faltar en ningún hogar. Su función es tanto de aromatizar la estancia como de contribuir a la relajación en la misma, por lo que, con una poca inversión, conseguirás un doble objetivo muy interesante.

Cada vez son más las opciones que puedes encontrar en cuanto a las velas, pero, si las eliges aromáticas, para el salón las que mejor encajarán serán aquellas con notas florales, de cara a aumentar la calidez y el confort en el mismo.

Cestos de mimbre para ordenar y decorar

Otro de los accesorios que no pueden faltar en tu salón acogedor son los cestos. Bien empleados, también conseguirán cumplir una doble función que te será de gran ayuda incluso para mantenerlo todo en orden.

Apuesta por los cestos de mimbre de buen tamaño, colócalos junto al sofá e introduce en ellos textiles como mantas. También puedes usar pequeñas cestas en las estanterías para tenerlo todo a mano.

Da siempre tu toque personal

Todos estos consejos son una buena base para comenzar a decorar tu salón y convertirlo en una estancia más acogedora y cálida. Sin embargo, no olvides aportar siempre tu toque personal para sentirte cómoda y a gusto en el lugar siguiendo tu instinto.

 En definitiva, son muchas las claves para conseguir salones acogedores que puedes llevar a cabo. Elige alguna de ellas o intenta implementarlas todas y notarás la diferencia en apenas segundos.